¿CUANDO PLANTAR UN NUEVO VIÑEDO?

¿Cómo plantar un viñedo? El otoño es el mejor momento para plantar un nuevo viñedo.
Naturalmente, es necesario hacer consideraciones precisas relacionadas con el entorno pedoclimático:
En climas cálidos, la edad de la planta puede posponerse hasta el invierno teniendo en cuenta que es una buena práctica trabajar con suelo seco y no congelado. En climas fríos, la planta se puede hacer en otoño, siempre que las viñas estén adecuadamente protegidas con tierra, mantillo u hojas secas. En este caso, sin embargo, dada la onerosa actividad del enólogo, necesaria para la protección de las plantas jóvenes, es recomendable esperar hasta el final del invierno o incluso la primavera, dependiendo de la humedad y / o la exposición del suelo. Plante en las zonas montañosas que están mejor expuestas al calor del sol, mientras que tiene que esperar la primavera en los humedales de las llanuras.


LA DENSIDAD DE LA TIERRA - NUEVA PLANTA DE VIÑEDO

La definición de la densidad de la planta sienta las bases del tipo de producción que el enólogo pretende obtener. De hecho, siempre es una opinión más consolidada hacer coincidir el aumento en la densidad de las plantas junto con una disminución en el número de brotes de fructificación por cepa a una producción de calidad.
La densidad del implante se impone por las distancias a las que se colocan los tornillos. Esta decisión está determinada por el sistema de reproducción adoptado (ver tema "Crianza de la vid"), el tipo de poda (ver tema "Poda de la vid") y por supuesto el tipo de vid utilizado. La elección del sistema de reproducción es, por lo tanto, muy importante y vinculante para el enólogo. De hecho, una vez que haya elegido la sexta parte de la planta, es muy difícil modificarla o cambiarla. Por esta razón, si en el área donde se siembra el nuevo viñedo hay sistemas de reproducción que conducen a resultados satisfactorios, es aconsejable evitar sorpresas innecesarias. En el caso de que se elija un nuevo sistema, esta elección debe hacerse de acuerdo con el entorno pedoclimático, la vid, las técnicas de manejo del viñedo (mecanización) y el tipo de producción que se obtendrá:

 

  • Vino destinado al envejecimiento.
  • Vino joven para beber.
  • Vino destinado al espumante.
  • cortando vino
  • etc ..


Este artículo proporcionará reglas generales para la definición del sistema de reproducción en relación con el tipo de producción que se obtendrá, la densidad de la planta y el clima.

  • Formas de reproducción altas y expandidas, lejos del suelo y con largas cepas, dan altas producciones incluso con altas densidades de plantas.
  • En climas más fríos, es aconsejable adoptar formas de cultivo bajas para permitir que las uvas maduren. Naturalmente, esta elección debe ser ponderada si se temen las heladas de primavera debido a la proximidad de las gemas con el suelo.
  • En climas cálidos, incluso las formas más altas permiten el logro de una alta cantidad de azúcar.
  • Como ya se mencionó, el aumento en la densidad de la planta conduce a una mayor calidad. Esto se relaciona con la disminución del diámetro de la baya con una mayor proporción de cáscara / pulpa.
  • Otro elemento que no debe pasarse por alto es la orientación de las filas que, según el clima, deben tener en cuenta algunas reglas:
  • En áreas frías y montañosas es bueno usar una exposición norte-sur para favorecer el rendimiento fotosintético y reducir los riesgos de heladas primaverales
  • En áreas calurosas y montañosas, es recomendable utilizar una exposición de este a oeste para evitar la insolación directa en las áreas centrales del día.
  • En las áreas planas no hay condiciones particulares que implementar, pero el enólogo puede elegir la mejor orientación para un mayor rendimiento fotosintético.

PONER LA BARBATELLA

La definición de la densidad de la planta sienta las bases del tipo de producción que el enólogo pretende obtener. De hecho, siempre es una opinión más consolidada hacer coincidir el aumento en la densidad de las plantas junto con una disminución en el número de brotes fructíferos por cepa a una producción de calidad.


La densidad del implante se impone por las distancias a las que se colocan los tornillos. Esta decisión está determinada por el sistema de reproducción adoptado (ver tema "Crianza de la vid"), el tipo de poda (ver tema "Poda de la vid") y por supuesto el tipo de vid utilizado.

La elección del sistema de reproducción es, por lo tanto, muy importante y vinculante para el enólogo. De hecho, una vez que haya elegido la sexta parte de la planta, es muy difícil modificarla o cambiarla. Por esta razón, si en el área donde se siembra el nuevo viñedo hay sistemas de reproducción que conducen a resultados satisfactorios, es aconsejable evitar sorpresas innecesarias. En el caso de que se elija un nuevo sistema, esta elección debe hacerse de acuerdo con el entorno pedoclimático, la vid, las técnicas de manejo del viñedo (mecanización) y el tipo de producción que se obtendrá:

  • Vino destinado al envejecimiento.
  • Vino joven para beber.
  • Vino destinado al espumante.
  • Cortando vino
  • etc ..

Este artículo proporcionará reglas generales para la definición del sistema de reproducción en relación con el tipo de producción que se obtendrá, la densidad de la planta y el clima.
Formas de reproducción altas y expandidas, lejos del suelo y con largas cepas, dan altas producciones incluso con altas densidades de plantas.
En climas más fríos, es aconsejable adoptar formas de cultivo bajas para permitir que las uvas maduren. Naturalmente, esta elección debe ser ponderada si se temen las heladas de primavera debido a la proximidad de las gemas con el suelo.
En climas cálidos, incluso las formas más altas permiten el logro de una alta cantidad de azúcar.
Como ya se mencionó, el aumento en la densidad de la planta conduce a una mayor calidad. Esto se relaciona con la disminución del diámetro de la baya con una mayor proporción de cáscara / pulpa.
Otro elemento que no debe pasarse por alto es la orientación de las filas que, según el clima, deben tener en cuenta algunas reglas:
En áreas frías y montañosas, es bueno usar una exposición norte-sur para favorecer el rendimiento fotosintético y reducir el riesgo de heladas primaverales. En áreas calurosas y montañosas, es recomendable utilizar una exposición de este a oeste para evitar la insolación directa en las áreas centrales del día.
En las áreas planas no hay condiciones particulares que implementar, pero el enólogo puede elegir la mejor orientación para un mayor rendimiento fotosintético.

 

                                                                                                
Información extraída de la enciclopedia libre Wikipedia.